Tundra
Bio
Colectivo artístico enfocado en instalaciones inmersivas.

El equipo es conocido por presentar obras en festivales y museos de arte multimedia en América, Europa, Rusia y Asia.
Piezas
El Día que Dejamos el Campo

Una instalación audiovisual inmersiva, específica para el sitio e inspirada en el entorno natural y su lugar en el paisaje de las ciudades modernas.

En “El día que dejamos el campo” la naturaleza en su forma primaria, las briznas de hierba, son el principal personaje.

Como en un cuadro surrealista, las briznas de hierba siguen moviéndose rítmicamente boca abajo en un capullo de efectos sonoros y visuales formando una pradera flotante. Los visitantes se encuentran completamente inmersos dentro del espeluznante espacio de un sueño, sintiéndose vulnerables y al mismo tiempo conscientes del simbolismo abierto proveniente de ver la naturaleza viva dentro de un paisaje urbano cerrado, una habitación ubicada dentro de un edificio.

Esta disonante cohabitación evoca una larga lista de oposiciones binarias, como sintético vs. natural, real vs. virtual, humano vs. máquina y así sucesivamente. Los espectadores que experimentan la obra de arte no pueden evitar sentir que somos parte de ambos elementos en estas combinaciones.

“El día que dejamos el campo” utiliza la fuerza de lo digital para generar una reflexión sobre el delicado equilibrio entre lo humano y lo artificial. Los autores de esta instalación, el colectivo ruso TUNDRA, pertenecen a esa tipología de artistas cuyas obras no pueden reducirse a patrones narrativos. Sus obras pueden ser vistas como evoluciones contemporáneas del happening, en las que habitar la instalación es parte de la obra de arte.